lunes, 26 de enero de 2009

Punto para Manrique

Diego Manrique, que destaca porque está muy pegado a la actualidad socio-musical y expresa sus opiniones sin pelos en la lengua en medios de comuncación grandes, ha publicado un artículo en El País sobre una cuestión que me da mucha pena: la opinión del respetable sobre el cierre de las tiendas Castelló.
Hemos comentado en este blog alguna vez lo sorprendente que resultan a veces las corrientes de opinión sobre la industria musical, pero alegrarse de que cierren tiendas de discos con buen material y precios competitivos (algo que no abunda) resulta incomprensible.
Este es parte del texto, os animo a leer el resto:
"[...] Existe una guerra abierta entre la industria discográfica y la gran masa que ha decidido que la música debe ser gratuita. Aunque entienda sus motivaciones, me asombran esos pirómanos que celebran todo lo que signifique dificultades para el negocio musical. Aparentemente, piensan que el cierre de Castelló supone noches de insomnio para Teddy Bautista y Alejandro Sanz. Se declaran melómanos pero parecen creer que la música brota como las setas, sin necesidad de abono monetario. Para ellos, la industria es un dinosaurio que no supo adaptarse a las nuevas tecnologías y se merece todas sus desdichas: que sufra antes de evaporarse. [...]"
Pues eso, que para qué pagar nada por algo que puedes tener gratis. Ahora que hasta los jueces se ponen en huelga ¿no hay ningún músico que promueva vivir con dignidad una profesión que para casi nadie existe? Porque la de músico es otra profesión, no?

2 comentarios:

Chokrù dijo...

No sé cómo exactamente sea el caso de tu localidad, pero por acá, los músicos fueron (fuimos) los últimos beneficiados por la industria musical, con contratos leoninos, los ejecutivos se enriquecieron, mantuvieron unos estándares de vida a un nivel de rockstars sin serlos. Mientras los músicos se gastaron el pellejo tocando, y tocando, tratando de hacerse conocidos, batalla en la cual se sufireron muchas bajas, pero finalmente el sistema que hoy colapsa determinó por adelantado que el único flujo de recursos razonable es entre los músicos y su público.
Esos tipos acabados por el tabaco y las drogas sentados en sus oficinas ultra bien decoradas en EMI, en Warner, etc, etc, tendrán que ganarse la vida de otra manera, y sinceramente se lo merecen.

Por otro lado, y a pesar de mi desacuerdo, les felicito plantear su opinión, sobretodo porque creo que es minoritaria.

Saludos, y adelante!

Funako dijo...

Las nuevas generaciones de jovenes no saben valorar la gran variedad de musica que tienen al alcance de la mano. Antes para conseguir el disco del grupo que te gustaba esperabas ansiosamente a que saliera en tu tienda de discos favorita. Y mi opinión es que antes disfrutabas más cuando conseguias el disco que tanto tiempo tardabas en encontrar o esperabas despues de encargarlo en la tienda.
Pero bueno cada cual con su opinión, pero es una pena que cierren tantas tiendas de discos y músicos como Lapido por poner un ejemplo se cuestionen despues de tantos años su carrera musical.
Un saludo y suerte a todos.